¿Cómo blanquear los dientes? 3 Formas de hacerlo

Una saludable, blanca y deslumbrante sonrisa sera lo primero que nos verán, con ella nos presentaremos ante cualquier situación que lo amerite y generaremos una infinidad de reacciones positivas en las personas al mostrarla con seguridad. Existen muchos tratamientos, formas o métodos caseros para el blanqueamiento de los dientes, algunos de estos son costosos, otros no tanto, algunos pueden ser practicados por especialistas o profesionales, otros pueden ser practicados por nosotros mismos, tomando en cuenta que pueden afectarnos o poner en riesgo la salud de nuestra sonrisa si no los aplicamos como es debido o simplemente nos excedemos con el uso de estos mismos. En este tutorial te mostraremos algunas formas con las que puedes blanquear tus dientes y tener esa bella sonrisa que tanto gusta a todos.

Blanqueamiento con bicarbonato y limón:

El uso del bicarbonato de sodio y del zumo de limón para blanquear la sonrisa es uno de los remedios naturales mas utilizados en todo el mundo, este sin embargo solo se debe usar una o dos veces a la semana, ya que el remedio es tan poderoso que su uso excesivo puede desgastar el esmalte de nuestros dientes, dañandolos.

Para este método necesitaras:

1 Cucharadita de bicarbonato de sodio
El zumo de un limón
Un cepillo de dientes nuevo (opcional)

Lo que debemos hacer: 

Mezclaremos una cucharadita de bicarbonato de sodio y el zumo de uno o medio limón, removeremos hasta disolver y con esto haremos una pastita suave, cuando este lista pondremos esta en nuestro cepillo y cepillaremos nuestros dientes por aproximadamente dos minutos, enjuagamos con abundante agua y nos cepillamos como normalmente lo hacemos, poco a poco y con el paso de los días tus dientes se irán volviendo mas blancos. Usar esta técnica solo dos veces a la semana.

Blanqueamiento con fresas: 

Las fresas al igual que el bicarbonato de sodio, es usada para el blanqueamiento de los dientes, pero ésta a diferencia del bicarbonato de sodio no es tan dañina para el esmalte de nuestros dientes, ideal para eliminar el sarro y ayudarnos a tener un aliento fresco. 

Lo que debemos hacer:

Lavamos unas dos o tres fresas muy bien, pasamos a colocarlas en un recipiente pequeñito y con ayuda de una cuchara pequeña vamos a triturarlas, ya trituradas tomamos un poco de la mezcla con nuestro cepillo y cepillamos nuestros dientes por aproximadamente dos minutos, enjuagamos con agua y notaremos como nos quedan nuestros dientes super limpios. Usar esta técnica solo dos veces a la semana.

Blanqueamiento con carbón activado:

El carbón activado es muy fácil de conseguir, podemos hacerlo preferiblemente en polvo o en capsulas y este nos sirve no solo para el blanqueamiento de nuestros dientes, sino también para la eliminación de caries y bacterias nocivas para la salud de nuestra boca.

Lo que debemos hacer:

En un pequeño frasco pondremos el carbón activado en polvo, lo siguiente sera mojar nuestro cepillo de dientes con agua y este lo pasaremos por el contenido del frasco o bien, podemos colocar el contenido de nuestra capsula en el cepillo mojado, cepillaremos nuestros dientes con movimientos suaves y círculares por dos minutos, enjuagaremos muy bien hasta eliminar todo el carbon y listo, podremos sentir nuestra boca totalmente limpia. Utilizar esta técnica cuantas veces sea necesario para tener una buena limpieza.

Blanqueamiento con aceite de coco y bicarbonato:

El aceite de coco es rico en nutrientes, este es usado en todo el mundo ya sea para la salud de nuestro cuerpo o para la belleza de nuestra piel, cabello y uñas. Uno de los múltiples usos es el cuidado de los dientes, tanto como en el blanqueamiento de nuestros dientes como también para la limpieza diaria, eliminando todas las bacterias. La mezcla del aceite de coco y el bicarbonato es utilizada para la limpieza diaria como una pasta de dientes casera y muy fácil de hacer.

Lo que necesitamos para hacerla:

3 cucharadas de bicarbonato de sodio
Aproximadamente 30 gr de aceite de coco
Un frasco de vidrio pequeño

Lo que debemos hacer: 

Mezclaremos en el frasco de vidrio las 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y los 30 gr aceite de coco, removemos muy bien hasta disolver todo el bicarbonato y nos debe quedar una pasta parecida a la que usamos para cepillarnos diariamente. Utilizaremos nuestra pasta casera para cepillarnos todos los días y al pasar el tiempo notaremos el cambio en nuestros dientes, ademas de dejarnos en la boca un agradable aroma a coco y una buena limpieza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *